Evolución del sexo de la Antigüedad

La evolución del sexo de la antigüedad es un asunto sobre el que vale la pena profundizar si se considera es una de las tantas variables que se han encargado de moldear lo que nos encontramos en la actualidad, en otras palabras, corresponde con los primeros pasos para la sexualidad que experimentamos en los tiempos modernos.

Además de lo anterior, es una demostración que no se trata de una categoría estática, sino que de acuerdo con la propia forma en que se configura cada sociedad humana va moldeándose, lo que en definitiva da cuenta de lo cambiante es que somos como seres humanos y sociedad.

Cómo se/nos ha transformado el sexo

Si nos trasladamos a muchos años atrás, en lo primero en que se debe hacer énfasis es que la sexualidad xxx de las personas se encontraba afectada de una manera muy especial y fuerte con la reproducción, en otras palabras, se considera como el medio para poder perpetuar la especie.

Por supuesto, al reconocer que esta es una forma para experimentar nuevos placeres y sensaciones en el cuerpo humano, con el paso del tiempo el sexo se fue configurando como una forma de escape, goce y clase, por lo cual observar en esta práctica tan sólo un método para la reproducción de la especie no fue suficiente.

Si se avanza un poco de historia, se va a identificar pronto que para los antiguos griegos, la sexualidad permitía conductas que para otras culturas se sancionaban. Asimismo, fue una sociedad en la que se adoraba y admiraba la belleza, elaborando incluso un prototipo que se relacionaba con el hombre joven. Un dato de interés, es que en estos grupos como práctica social se sostenían relaciones sexuales entre hombres, por ejemplo.

Con el tiempo, para el caso de los romanos, en una primera etapa existió una organización patriarcal de la familia que en conjunto con la religión mantenían un papel muy importante para la organización social. La mujer se relegó a las tareas del hogar y su función se vinculó a concebir, criar los hijos y a complacer al esposo sexualmente.

Durante la edad media, la Iglesia reforzó el poder político y se dio paso a una época en la que la represión sexual fue bastante fuerte, imponiendo por ejemplo el matrimonio monógamo y declarando el instinto sexual como algo pecaminoso.

Finalmente, el período del renacimiento se va a encontrar pronto un movimiento con el que se pudo revitalizar todo aquello relacionado con la cultura, por lo tanto, se difundieron las ideas humanistas y una nueva concepción del ser humano y del mundo, lo que significó al menos por un tiempo, un despertar del descubrimiento del cuerpo humano.